portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Julio Serrano Castillejos


ver poemario de Julio Serrano Castillejos
ver cuentos y ensayos de Julio Serrano Castillejos

Evidentemente

Evidentemente, no todos los poemas
hablan de cisnes en los lagos y de
tórtolas dormidas ni de la deleitosa vida
de ninfas encantadas en el bosque.

Los hay de profundidad sin huella
casi como chancla de campesina
y así mismo de corte muy ingrato,
sin alternancias cristalinas e inclusive
como revés de tenista ya cansado.

Evidentemente, no todos los poemas
nos endosan aureolas y flores perfumadas
ni maitines en ventanas misteriosas
y voluptuosas vestales casi desnudas.

Los hay secos, como tos de minero
y pajizos como carreta de rancho viejo.
He escuchado poemas con sonido de
hoja de lata y otros como salidos del
cubo de un herrero matando garrapatas.

Evidentemente, no todos los poemas
nos describen caléndulas doradas
y suspiros cautivos en la noche y aún
menos los nocturnos de suaves desvaríos.

He leído poemas con la sonoridad
de una puerta sin aceite en las bisagras
y otros, muy siglo veintiuno, audaces
como un toro de lidia a puerta gayola
donde se atormenta la lógica y no los
entiende ni la señora madre del autor.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 19-07-2014
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Evidentemente

Evidentemente, no todos los poemas
hablan de cisnes en los lagos y de
tórtolas dormidas ni de la deleitosa vida
de ninfas encantadas en el bosque.

Los hay de profundidad sin huella
casi como chancla de campesina
y así mismo de corte muy ingrato,
sin alternancias cristalinas e inclusive
como revés de tenista ya cansado.

Evidentemente, no todos los poemas
nos endosan aureolas y flores perfumadas
ni maitines en ventanas misteriosas
y voluptuosas vestales casi desnudas.

Los hay secos, como tos de minero
y pajizos como carreta de rancho viejo.
He escuchado poemas con sonido de
hoja de lata y otros como salidos del
cubo de un herrero matando garrapatas.

Evidentemente, no todos los poemas
nos describen caléndulas doradas
y suspiros cautivos en la noche y aún
menos los nocturnos de suaves desvaríos.

He leído poemas con la sonoridad
de una puerta sin aceite en las bisagras
y otros, muy siglo veintiuno, audaces
como un toro de lidia a puerta gayola
donde se atormenta la lógica y no los
entiende ni la señora madre del autor.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 19-07-2014
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 489172 veces.