portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

AbelMa


ver poemario de AbelMa
ver cuentos y ensayos de AbelMa

Anomalía.

El piano de teclas es guía de caminos
mapa de saberes y portador de destinos
dotado de poderes por aquel que mezquino
deja plasmado sus escritos en costuras sin hilos

Chispas nacen de mi alegre cuerpo
que despierto al cielo esta atento
observa volando aves sobre el viento
que cruzando las nubes olvidan el tiempo.

La brisa que crean toca mi piel
y a mis mejillas el aire acaricia
es sonido de agua para mi, fiel
como la risa lo es a sonrisa.

La colina se tiñe de verde hierba
aromatizando el paisaje
impregnando el olor de la tierra
agonizando al equipaje
que empuja a continuar mi viaje.

Mecidos mis parpados quedan
bajo la sombra de un robusto manzano
que rojizo sus frutos cuelgan
esperando por mi, ser arrancados.

Antes de dormir en tan cómodo lugar
me asegure de mi bienestar
y con el canto del fugaz jilguero
amanecí gruñendo como jaguar.

Comienza el circulo vicioso
que aparca a mi monotonía
que renueva algo viscoso
que dentro de mi cabeza
elimina la armonía.


AbelMa

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 03-10-2010
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Anomalía.

El piano de teclas es guía de caminos
mapa de saberes y portador de destinos
dotado de poderes por aquel que mezquino
deja plasmado sus escritos en costuras sin hilos

Chispas nacen de mi alegre cuerpo
que despierto al cielo esta atento
observa volando aves sobre el viento
que cruzando las nubes olvidan el tiempo.

La brisa que crean toca mi piel
y a mis mejillas el aire acaricia
es sonido de agua para mi, fiel
como la risa lo es a sonrisa.

La colina se tiñe de verde hierba
aromatizando el paisaje
impregnando el olor de la tierra
agonizando al equipaje
que empuja a continuar mi viaje.

Mecidos mis parpados quedan
bajo la sombra de un robusto manzano
que rojizo sus frutos cuelgan
esperando por mi, ser arrancados.

Antes de dormir en tan cómodo lugar
me asegure de mi bienestar
y con el canto del fugaz jilguero
amanecí gruñendo como jaguar.

Comienza el circulo vicioso
que aparca a mi monotonía
que renueva algo viscoso
que dentro de mi cabeza
elimina la armonía.


AbelMa

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 03-10-2010
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 55724 veces.