portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

CONCHA LÓPEZ


ver poemario de CONCHA LÓPEZ
ver cuentos y ensayos de CONCHA LÓPEZ

SILENCIO III

Me han prohibido pronunciar es nombre.
Las manos de hierro que me atenazan
se abren con la primera luz
y se proyectan sobre mí,
inquisidoras,
buscando entre los gestos de la piel
las señales de una fuga.

Me han prohibido pronunciar ese nombre.
Por obra y gracia de la Fortuna
me ha sido dado el don de la palabra,
pero mi lengua traga
los restos de miradas,
dejando en el paladar la amargura del silencio.

Me han prohibido pronunciar ese nombre,
mirarlo fijamente mientras camina,
acariciado por los sonidos que el viento
deja en las hojas y en las aguas.

Me han prohibido pronunciar ese nombre
y hasta pensarlo me han prohibido.

¡No sea que la Tierra despierte
y su seno
escupa la furia desatada
por los sueños olvidados
y el azul se rasgue por mil rayos!

SILENCIO III
Teño prohibido pronunciar ese nome.
As mans de ferro que me prenden
ábrense coa primeira luz
e proxéctanse sobre min,
inquisidoras,
buscando entre os xestos da pel
os sinais dunha fuga.

Teño prohibido pronunciar ese nome.
Pola obra e pola graza da Fortuna
foime dado o don da palabra,
mais traga a miña lingua
os restos de miradas,
deixando no padal o amargor do silencio.

Teño prohibido pronunciar ese nome,
fitalo mentres camiña,
acariñado polos sons que o vento
deixa nas follas e nas augas.

Teño prohibido pronunciar ese nome,
e ata pensalo teño prohibido.

Non vaia ser que a Terra esperte
e o seu seo
cuspa a furia desatada
polos soños esquecidos
e o azul se fenda por mil raios!

De "Brétemas" - 2008


CONCHA LÓPEZ

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 12-10-2009
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


SILENCIO III

Me han prohibido pronunciar es nombre.
Las manos de hierro que me atenazan
se abren con la primera luz
y se proyectan sobre mí,
inquisidoras,
buscando entre los gestos de la piel
las señales de una fuga.

Me han prohibido pronunciar ese nombre.
Por obra y gracia de la Fortuna
me ha sido dado el don de la palabra,
pero mi lengua traga
los restos de miradas,
dejando en el paladar la amargura del silencio.

Me han prohibido pronunciar ese nombre,
mirarlo fijamente mientras camina,
acariciado por los sonidos que el viento
deja en las hojas y en las aguas.

Me han prohibido pronunciar ese nombre
y hasta pensarlo me han prohibido.

¡No sea que la Tierra despierte
y su seno
escupa la furia desatada
por los sueños olvidados
y el azul se rasgue por mil rayos!

SILENCIO III
Teño prohibido pronunciar ese nome.
As mans de ferro que me prenden
ábrense coa primeira luz
e proxéctanse sobre min,
inquisidoras,
buscando entre os xestos da pel
os sinais dunha fuga.

Teño prohibido pronunciar ese nome.
Pola obra e pola graza da Fortuna
foime dado o don da palabra,
mais traga a miña lingua
os restos de miradas,
deixando no padal o amargor do silencio.

Teño prohibido pronunciar ese nome,
fitalo mentres camiña,
acariñado polos sons que o vento
deixa nas follas e nas augas.

Teño prohibido pronunciar ese nome,
e ata pensalo teño prohibido.

Non vaia ser que a Terra esperte
e o seu seo
cuspa a furia desatada
polos soños esquecidos
e o azul se fenda por mil raios!

De "Brétemas" - 2008


CONCHA LÓPEZ

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 12-10-2009
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 50480 veces.