portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

CONCHA LÓPEZ


ver poemario de CONCHA LÓPEZ
ver cuentos y ensayos de CONCHA LÓPEZ

UNO Y ÚNICO

(A D. Gregorio, mi buen amigo)

Se hizo el silencio
pero su voz
continúa sonando,
trémula,
en los huecos
que su bondad ha labrado.
Ocupa su silencio mis oídos
y me habla,
dulce y melodioso,
del amor, único y uno,
sin reservas, sin fronteras,
sin colores, sin miserias
sin engaños…
Ocupa su mirada mis ojos,
turbados ante la grandeza
que brota de su sonrisa.
Ocupa su alma mi alma,
yerma antes, fértil ahora,
enriquecida con la savia
de sus palabras,
prolongación de sus cálidas manos.

La implacable dama le ha llevado
de regreso al eterno sueño,
de regreso al seno
del que un día partió
para dar amor,
único y uno.
Su aliento se ha agotado.

Será su sombra mi consuelo,
mi amparo y apoyo,
más cerca y más lejos que nunca,
dentro y fuera
de cada lágrima derramada
por su noble corazón,
latiendo todavía en el mío…
Él me dará esa otra sangre,
la que necesito
para seguir amando,
con ese amor, uno y único,
que el me ha mostrado.


CONCHA LÓPEZ

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 25-09-2009
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


UNO Y ÚNICO

(A D. Gregorio, mi buen amigo)

Se hizo el silencio
pero su voz
continúa sonando,
trémula,
en los huecos
que su bondad ha labrado.
Ocupa su silencio mis oídos
y me habla,
dulce y melodioso,
del amor, único y uno,
sin reservas, sin fronteras,
sin colores, sin miserias
sin engaños…
Ocupa su mirada mis ojos,
turbados ante la grandeza
que brota de su sonrisa.
Ocupa su alma mi alma,
yerma antes, fértil ahora,
enriquecida con la savia
de sus palabras,
prolongación de sus cálidas manos.

La implacable dama le ha llevado
de regreso al eterno sueño,
de regreso al seno
del que un día partió
para dar amor,
único y uno.
Su aliento se ha agotado.

Será su sombra mi consuelo,
mi amparo y apoyo,
más cerca y más lejos que nunca,
dentro y fuera
de cada lágrima derramada
por su noble corazón,
latiendo todavía en el mío…
Él me dará esa otra sangre,
la que necesito
para seguir amando,
con ese amor, uno y único,
que el me ha mostrado.


CONCHA LÓPEZ

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 25-09-2009
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 50434 veces.