portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Mariano Bequer


ver poemario de Mariano Bequer

LAS TRES ROSAS DEL PRESO

Te sigo queriendo aún en la distancia,
te sigo queriendo y no te puedo ver,
estás en mis sueños, respiro tu fragancia,
fragancia que emana tu cuerpo de mujer.

No importa, mi reina, que vivamos distantes,
presiento, amor mío, que pronto te he de ver,
en una velada seremos los amantes
que el amor haremos hasta más no poder.

Un ave me dijo que tú también me extrañas
y todas las noches empiezas a llorar,
te ha visto que hablabas con palomas hurañas
y que les decías que siempre me has de amar.

No llores, te ruego por Dios, que me acongojas,
quiero a tus ojitos, con su dulce mirar,
que observen alegres estas tres rosas rojas
para que en tu pecho las puedas cobijar.

Ya dentro de poco termina mi condena,
fué duro el castigo injusto que sufrí,
aún hasta ahora en mis oídos suena
la amarga sentencia diciendo que yo fuí.

Tú sabes, mi reina, que yo soy inocente
y ahora cuando salga iré corriendo a tí,
tres rosas te lleva mi corazón valiente
como los tres besos que una noche te dí.
- - - - - - - - -
Maracaibo, 04/08/05


Mariano Bequer

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 10-09-2008
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


LAS TRES ROSAS DEL PRESO

Te sigo queriendo aún en la distancia,
te sigo queriendo y no te puedo ver,
estás en mis sueños, respiro tu fragancia,
fragancia que emana tu cuerpo de mujer.

No importa, mi reina, que vivamos distantes,
presiento, amor mío, que pronto te he de ver,
en una velada seremos los amantes
que el amor haremos hasta más no poder.

Un ave me dijo que tú también me extrañas
y todas las noches empiezas a llorar,
te ha visto que hablabas con palomas hurañas
y que les decías que siempre me has de amar.

No llores, te ruego por Dios, que me acongojas,
quiero a tus ojitos, con su dulce mirar,
que observen alegres estas tres rosas rojas
para que en tu pecho las puedas cobijar.

Ya dentro de poco termina mi condena,
fué duro el castigo injusto que sufrí,
aún hasta ahora en mis oídos suena
la amarga sentencia diciendo que yo fuí.

Tú sabes, mi reina, que yo soy inocente
y ahora cuando salga iré corriendo a tí,
tres rosas te lleva mi corazón valiente
como los tres besos que una noche te dí.
- - - - - - - - -
Maracaibo, 04/08/05


Mariano Bequer

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 10-09-2008
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 32937 veces.