portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Mariano Bequer


ver poemario de Mariano Bequer

MAMITA ESTÁ DURMIENDO

En esta madrugada de lenta amanecida
estuve recordando los besos que te dí,
estuve recordando la triste despedida
cuando, con esperanzas, de tu lado me fuí.

Me fuí con la esperanza de encontrar el camino
que nos lleve derecho a la felicidad,
pero no imaginaba que el duro y cruel destino
hiciera que ahora viva en triste soledad.

En los brazos tenías a nuestra tierna hijita,
un beso cariñoso en su frente le dí
y ahora que amanece, con fuerza mi alma grita
maldiciendo el momento del día en que partí.

¡De qué me sirve ahora el camino encontrado...!
¡De nada me ha servido alejarme de tí...!
Te has muerto, esposa mía, y tan sólo han quedado
en mi mente los besos que aquel día te dí.

Cuando a mí me avisaron, era de madrugada,
abandoné mi puesto para estar junto a tí,
pero llegué muy tarde y no pude hacer nada,
sólo una fría loza, que te cubría, ví.

No me encontré a tu lado cuando ya tú viajabas
al cielo donde espero algún día llegar,
te ruego me perdones pero yo sé que estabas
recordando los besos que nos pudimos dar.

No quiero imaginarme cómo quedó mi hijita,
-Mamita está durmiendo- le escucharon decir.
-Seguro que papito debe venir ahorita
a despertar a mami que se ha puesto a dormir-.

De aquellos que escucharon lo que dijo mi hijita,
algunos no pudieron el llanto contener,
cuando ella vió sus caras soltó una lagrimita
que por sus dos mejillas empezó a descender.

Seguro en ese instante ella empezó a llamarte,
tú no le respondías pudiendo así entender
que no despertarías y un beso logró darte...
cuando la urna cerraron ya no te pudo ver.

Luché por nuestra niña que ha crecido sin madre,
yo sé que en sus recuerdos por siempre vivirás,
no me ha dejado solo y a diario pide al Padre
para que continuemos llenos de amor y paz.

Ya es una señorita y lleva en su memoria
recuerdos de su infancia que al fín puede entender,
sabe que tu destino es estar en la gloria
pues fuiste buena madre y ejemplo de mujer.
- - - - - - - - -
Maracaibo 18/10/05


Mariano Bequer

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-08-2008
Última modificación: 30-08-2008


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


MAMITA ESTÁ DURMIENDO

En esta madrugada de lenta amanecida
estuve recordando los besos que te dí,
estuve recordando la triste despedida
cuando, con esperanzas, de tu lado me fuí.

Me fuí con la esperanza de encontrar el camino
que nos lleve derecho a la felicidad,
pero no imaginaba que el duro y cruel destino
hiciera que ahora viva en triste soledad.

En los brazos tenías a nuestra tierna hijita,
un beso cariñoso en su frente le dí
y ahora que amanece, con fuerza mi alma grita
maldiciendo el momento del día en que partí.

¡De qué me sirve ahora el camino encontrado...!
¡De nada me ha servido alejarme de tí...!
Te has muerto, esposa mía, y tan sólo han quedado
en mi mente los besos que aquel día te dí.

Cuando a mí me avisaron, era de madrugada,
abandoné mi puesto para estar junto a tí,
pero llegué muy tarde y no pude hacer nada,
sólo una fría loza, que te cubría, ví.

No me encontré a tu lado cuando ya tú viajabas
al cielo donde espero algún día llegar,
te ruego me perdones pero yo sé que estabas
recordando los besos que nos pudimos dar.

No quiero imaginarme cómo quedó mi hijita,
-Mamita está durmiendo- le escucharon decir.
-Seguro que papito debe venir ahorita
a despertar a mami que se ha puesto a dormir-.

De aquellos que escucharon lo que dijo mi hijita,
algunos no pudieron el llanto contener,
cuando ella vió sus caras soltó una lagrimita
que por sus dos mejillas empezó a descender.

Seguro en ese instante ella empezó a llamarte,
tú no le respondías pudiendo así entender
que no despertarías y un beso logró darte...
cuando la urna cerraron ya no te pudo ver.

Luché por nuestra niña que ha crecido sin madre,
yo sé que en sus recuerdos por siempre vivirás,
no me ha dejado solo y a diario pide al Padre
para que continuemos llenos de amor y paz.

Ya es una señorita y lleva en su memoria
recuerdos de su infancia que al fín puede entender,
sabe que tu destino es estar en la gloria
pues fuiste buena madre y ejemplo de mujer.
- - - - - - - - -
Maracaibo 18/10/05


Mariano Bequer

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-08-2008
Última modificación: 30-08-2008


regresar



Página vista 32941 veces.