portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

betomartinez


ver poemario de betomartinez

canto por vos

Vos que soñabas, que aún sueñas
con el hijo que no tuviste,
que no arropaste entre los brazos, mujer
que sentiste en terrenal nostalgia
lo lejos de la aurora, lo húmedo de la selva y el monte
y las miserias del hombre.

A vos que no supieron entender
cómo tomar a sorbos, paladear este amor
que nacía de ese árbol sagrado que es la ceiba,
hacia la otra luz, la del amor pagano de la tierra
y del maíz pisoteado.

A vos canto y sueño y escribo
en alevosa suerte de ave canora
sobre tu pecho herido,
a vos que llevas en silencio, a cuestas,
el peso de la gran loza
que representa tu silencio encerrado,
mudo, desahuciado.

María es tu nombre por que no concibo
otro nombre que encarne la pasión inmaculada
que te desborda venas, la voz que no conozco,
la inteligencia.

Canto. Me alegro y te canto
por que llevaste a buen puerto la entrega
de tu amor infinito, aún a costa
del primero y más sagrado de tus mandamientos,
de intereses creados, de soledades, de miedos.
Por regar y regalar como flores, palabras de tu aliento,
capaces de escampar tormentas,
refugio de dos aguas en tardes de aguacero.


betomartinez

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-07-2008
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


canto por vos

Vos que soñabas, que aún sueñas
con el hijo que no tuviste,
que no arropaste entre los brazos, mujer
que sentiste en terrenal nostalgia
lo lejos de la aurora, lo húmedo de la selva y el monte
y las miserias del hombre.

A vos que no supieron entender
cómo tomar a sorbos, paladear este amor
que nacía de ese árbol sagrado que es la ceiba,
hacia la otra luz, la del amor pagano de la tierra
y del maíz pisoteado.

A vos canto y sueño y escribo
en alevosa suerte de ave canora
sobre tu pecho herido,
a vos que llevas en silencio, a cuestas,
el peso de la gran loza
que representa tu silencio encerrado,
mudo, desahuciado.

María es tu nombre por que no concibo
otro nombre que encarne la pasión inmaculada
que te desborda venas, la voz que no conozco,
la inteligencia.

Canto. Me alegro y te canto
por que llevaste a buen puerto la entrega
de tu amor infinito, aún a costa
del primero y más sagrado de tus mandamientos,
de intereses creados, de soledades, de miedos.
Por regar y regalar como flores, palabras de tu aliento,
capaces de escampar tormentas,
refugio de dos aguas en tardes de aguacero.


betomartinez

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-07-2008
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 34430 veces.