portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Julio Serrano Castillejos


ver poemario de Julio Serrano Castillejos
ver cuentos y ensayos de Julio Serrano Castillejos

Tengo un jardín


Tengo un jardín de lindas flores
sembrado por mi esposa,
siempre en mi casa
con su vientre y sus dolores
y hablan como yo, como mi raza,
son cuatro tallos que crecieron
sanos y muy enhiestos
y tienen a sus hijos tan traviesos
como lo fuera este pobre viejo
en sus años lejanos de la infancia.

Esos cuatro tallos tan ufanos
me dan sus sonrisas y sin prisas
me conducen al vergel
siempre soñado y construido
con esfuerzos, con amor y con sus risas
a donde moran para darle al mundo…
su trabajo soberano, al vecino
una mesa con comidas deliciosas
y al pobre que se acerca a su casa,
su estrechada mano, un abrazo
o tal vez, de su mesa el pan y el vino.

Los tallos de las flores que sembré
son mis nietos: seis mujeres,
dos varones con mi frente
y por supuesto amplios dones
tienen ellos
en sus típicas sonrisas
y en los mágicos pendones
que prendidos a sus cuerpos
llevan ya con emoción, con alegría,
pues son discretos estudiantes
de los buenos y además de ensueño
y en las fiestas bailadores y tragones
y también muy pizpiretos.

Mi jardín no tiene sombras
ni tampoco tiene nieblas,
es más verde que los campos
de la vieja Andalucía
y en cuestión de amores
truenan fuertes sus relámpagos
y retumban sus amores
en las noches y en el día.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-08-2019
Última modificación: 21-08-2019


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Tengo un jardín


Tengo un jardín de lindas flores
sembrado por mi esposa,
siempre en mi casa
con su vientre y sus dolores
y hablan como yo, como mi raza,
son cuatro tallos que crecieron
sanos y muy enhiestos
y tienen a sus hijos tan traviesos
como lo fuera este pobre viejo
en sus años lejanos de la infancia.

Esos cuatro tallos tan ufanos
me dan sus sonrisas y sin prisas
me conducen al vergel
siempre soñado y construido
con esfuerzos, con amor y con sus risas
a donde moran para darle al mundo…
su trabajo soberano, al vecino
una mesa con comidas deliciosas
y al pobre que se acerca a su casa,
su estrechada mano, un abrazo
o tal vez, de su mesa el pan y el vino.

Los tallos de las flores que sembré
son mis nietos: seis mujeres,
dos varones con mi frente
y por supuesto amplios dones
tienen ellos
en sus típicas sonrisas
y en los mágicos pendones
que prendidos a sus cuerpos
llevan ya con emoción, con alegría,
pues son discretos estudiantes
de los buenos y además de ensueño
y en las fiestas bailadores y tragones
y también muy pizpiretos.

Mi jardín no tiene sombras
ni tampoco tiene nieblas,
es más verde que los campos
de la vieja Andalucía
y en cuestión de amores
truenan fuertes sus relámpagos
y retumban sus amores
en las noches y en el día.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-08-2019
Última modificación: 21-08-2019


regresar



Página vista 477916 veces.