portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Julio Serrano Castillejos


ver poemario de Julio Serrano Castillejos
ver cuentos y ensayos de Julio Serrano Castillejos

Entre pétalos marchitos


Entre pétalos marchitos y hechiceros
pude soñarte ayer y
descubrí tus ojos deslumbrantes
juguetes de artificio
dos luceros, cual diamantes…
de fulgores como estrellas cenitales.

Me miraron con rubor trémulo y fuerte
y siempre muy brillantes
la caída de esos ojos tan divinos
y desde entonces fuimos novios y supimos
en ese fino tiempo
prometernos amor hasta la muerte.

Vivimos nuestro amor suave y sereno
cual fina ofrenda
en espacios festivos, cotidianos
en el ánimo sutil y siempre ameno
amor como de novios
en una cuenta erótica y suprema.

Eran tiempos de paz embriagadora
y luego muy serena
pausados con honor y esparcimiento
en causa siempre buena
al fuerte tremolar de cada hora
en una realidad de sentimiento.

Seremos para entonces cual amantes
sin nada de artificios
entre pétalos marchitos y hechiceros,
muy buenos los principios
tomados al dormir de nuestras manos
y sea el corazón nuestro venero.







Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 08-07-2019
Última modificación: 08-08-2019


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Entre pétalos marchitos


Entre pétalos marchitos y hechiceros
pude soñarte ayer y
descubrí tus ojos deslumbrantes
juguetes de artificio
dos luceros, cual diamantes…
de fulgores como estrellas cenitales.

Me miraron con rubor trémulo y fuerte
y siempre muy brillantes
la caída de esos ojos tan divinos
y desde entonces fuimos novios y supimos
en ese fino tiempo
prometernos amor hasta la muerte.

Vivimos nuestro amor suave y sereno
cual fina ofrenda
en espacios festivos, cotidianos
en el ánimo sutil y siempre ameno
amor como de novios
en una cuenta erótica y suprema.

Eran tiempos de paz embriagadora
y luego muy serena
pausados con honor y esparcimiento
en causa siempre buena
al fuerte tremolar de cada hora
en una realidad de sentimiento.

Seremos para entonces cual amantes
sin nada de artificios
entre pétalos marchitos y hechiceros,
muy buenos los principios
tomados al dormir de nuestras manos
y sea el corazón nuestro venero.







Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 08-07-2019
Última modificación: 08-08-2019


regresar



Página vista 477911 veces.