portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Julio Serrano Castillejos


ver poemario de Julio Serrano Castillejos
ver cuentos y ensayos de Julio Serrano Castillejos

Yo me pregunto



¿Cómo podré dejar la vida
sin temor, con alegría
en estos tiempos de calma
con la leyenda de mi alma
en el resplandor de la aurora
sin mi casa y su terraza florida
sin mi esposa que besa en mi frente
los manjares que diome el oriente
sin mis maestros y amigos fraternos
y aquellas aves que toman el vuelo?

Sin mirar el cielo
que viera los pasos del tiempo
cuajado de garzas tan blancas y el campo
de lindas perdices volando laderas,
y los maizales repletos de dramas
con sus matas y árboles verdes
y los nidos pintados de tardes.

¿Dejar acaso las voces
de las vendedoras de frutas
del complaciente mercado del pueblo
donde compro las flores
de invierno y mi elegante sombrero…
dejar el sonoro guijarro que rueda
en el río donde lindas mujeres
lavaron la ropa y blancos manteles?

¿Irme en una mañana
cuando llega el cartero a mi puerta
y deja los sobres con letras de una tierra añorada,
tal vez de una hermana risueña, de un compañero
de escuela o de una amiga lejana…?

Por eso me aferro a la cama,
a la mesa, al farol de la esquina
y a la torre que guarda la vieja campana
al huir de la ingrata Catrina que anda buscando
a sus clientes y que le pela los dientes
al que adusto le enseñe la cara.








Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 04-07-2019
Última modificación: 09-08-2019


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Yo me pregunto



¿Cómo podré dejar la vida
sin temor, con alegría
en estos tiempos de calma
con la leyenda de mi alma
en el resplandor de la aurora
sin mi casa y su terraza florida
sin mi esposa que besa en mi frente
los manjares que diome el oriente
sin mis maestros y amigos fraternos
y aquellas aves que toman el vuelo?

Sin mirar el cielo
que viera los pasos del tiempo
cuajado de garzas tan blancas y el campo
de lindas perdices volando laderas,
y los maizales repletos de dramas
con sus matas y árboles verdes
y los nidos pintados de tardes.

¿Dejar acaso las voces
de las vendedoras de frutas
del complaciente mercado del pueblo
donde compro las flores
de invierno y mi elegante sombrero…
dejar el sonoro guijarro que rueda
en el río donde lindas mujeres
lavaron la ropa y blancos manteles?

¿Irme en una mañana
cuando llega el cartero a mi puerta
y deja los sobres con letras de una tierra añorada,
tal vez de una hermana risueña, de un compañero
de escuela o de una amiga lejana…?

Por eso me aferro a la cama,
a la mesa, al farol de la esquina
y a la torre que guarda la vieja campana
al huir de la ingrata Catrina que anda buscando
a sus clientes y que le pela los dientes
al que adusto le enseñe la cara.








Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 04-07-2019
Última modificación: 09-08-2019


regresar



Página vista 477940 veces.