portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Julio Serrano Castillejos


ver poemario de Julio Serrano Castillejos
ver cuentos y ensayos de Julio Serrano Castillejos

Luna y nácar

Luna y nácar tenía el solar sombrío
de las noches cuajadas de tu esencia
y tus manos con bella pedrería
eran esbeltas
mensajeras de caricias
y tus labios dos rojas frutas frescas
en mi boca escanciaban las delicias.

A lo lejos volaban las palomas
en parvadas bulliciosas
y la vida transcurría siempre airosa
en el valle de rojos flamboyanes.
Y en las calles caprichosas
de baldosas… empedradas
las mujeres caminaban cadenciosas.

Mis tiempos de señales pueblerinas
eran el perfume de los panes
y el sonido de fiestas y marimbas
el preludio de los parques
y el sabroso transcurrir de mil señales
de una vida quijotesca
y sagrados esponsales.

Luna y nácar tenía el solar sombrío
de las nupcias tan sencillas
y las nenas junto al río
que nadaban en corpiño
y en las tardes solariegas
se juntaba el “hombrerío”
a tomar ricas cervezas.

Fueron tiempos de caminos empolvados
de ver a la distancia a cansados peregrinos
y campos para todos florecidos
de las frescas madrugadas
cuando sale el sol en la montaña
y en los nambimbos bien se anuncia
el idilio de los mirlos.


II

Luna y nácar tenía el solar sombrío
de las noches cuajadas de tu esencia
y tus manos con bella pedrería
eran esbeltas
mensajeras de caricias
y tus labios dos rojas frutas frescas
en mi boca escanciaban las delicias.

A lo lejos volaban las palomas
en parvadas bulliciosas
y la vida transcurría siempre sabrosa
en el valle de rojos flamboyanes
y en las calles tan angostas
de baldosas y empedradas
las mujeres caminaban cadenciosas.

Mis tiempos de señales pueblerinas
con perfume de los panes
del sonido de fiestas y marimbas
de las vueltas en los parques
del sabroso transcurrir de mil señales
de una vida quijotesca
y sagrados esponsales.

Luna y nácar tenía el solar sombrío
de las nupcias tan sencillas
y las nenas junto al río
que nadaban en corpiño
y en las tardes solariegas
se juntaba el “hombrerío”
a tomar ricas cervezas.

Fueron tiempos de caminos empolvados
de ver a la distancia cansados peregrinos
y campos para todos florecidos
de lindas madrugadas
cuando sale el sol en la montaña
y en los nambimbos se anuncia
el sonido de los nidos.







Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 30-06-2019
Última modificación: 09-08-2019


regresar




libro de visitas

ver firmar



Página vista 541979 veces.