portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Julio Serrano Castillejos


ver poemario de Julio Serrano Castillejos
ver cuentos y ensayos de Julio Serrano Castillejos

Yo supe bien


Yo supe bien medirle a mi pasado
las tristes y altas cumbres de mi historia
y pude arrebatarle así a la gloria
las gotas del placer
que lleva el corazón tan desbordado.

Y supe bien llenar mi desvarío
con la flor tan hermosa de la vida
surcando las corrientes hacia arriba
sin remos y sin velas
en un bullente y caudaloso río.

Y nunca yo bajé una mirada
ante el rojo crisol de las pasiones
cuando supe sembrar sin trilladores
la rústica semilla
que crece como lumbre arrebatada.

Saber las cosas hoy… requiere tiempo
y vivir el tiempo precisa historia,
pues el árbol se seca sin la noria
en la planicie cierta
y el hombre desvanece la memoria.

Por eso al bien saber no hay que decirle
su destino ni cantos ni su risa,
cuajar nuestro pasado no precisa
nadar contra corriente
ni a la vida sus pasos desmedirle.

Yo supe bien al árbol incrustarle
las ramas del pesar tal vez vacío
y en nuevas fuentes del penar tan mío
verter mi vida ilesa
en el libre sendero de la tarde.

Y pude mitigar viejas pasiones
de mi casa dejada a la distancia
y respirar de nuevo la fragancia
del ritmo de la ciencia
en el lecho sagrado de inocencia.

Yo supe bien llorarle a mi pasado
los frutos florecientes de la infancia
y dándole a la vida la substancia
tal vez edificante
del campo del amor inexplorado.

Y supe bien surtir las madrugadas
del paso sentencioso de las horas
para luego pulir alma y auroras
en la luciente entraña
de las cumbres gentiles y sagradas.







Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 09-07-2014
Última modificación: 03-09-2016


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Yo supe bien


Yo supe bien medirle a mi pasado
las tristes y altas cumbres de mi historia
y pude arrebatarle así a la gloria
las gotas del placer
que lleva el corazón tan desbordado.

Y supe bien llenar mi desvarío
con la flor tan hermosa de la vida
surcando las corrientes hacia arriba
sin remos y sin velas
en un bullente y caudaloso río.

Y nunca yo bajé una mirada
ante el rojo crisol de las pasiones
cuando supe sembrar sin trilladores
la rústica semilla
que crece como lumbre arrebatada.

Saber las cosas hoy… requiere tiempo
y vivir el tiempo precisa historia,
pues el árbol se seca sin la noria
en la planicie cierta
y el hombre desvanece la memoria.

Por eso al bien saber no hay que decirle
su destino ni cantos ni su risa,
cuajar nuestro pasado no precisa
nadar contra corriente
ni a la vida sus pasos desmedirle.

Yo supe bien al árbol incrustarle
las ramas del pesar tal vez vacío
y en nuevas fuentes del penar tan mío
verter mi vida ilesa
en el libre sendero de la tarde.

Y pude mitigar viejas pasiones
de mi casa dejada a la distancia
y respirar de nuevo la fragancia
del ritmo de la ciencia
en el lecho sagrado de inocencia.

Yo supe bien llorarle a mi pasado
los frutos florecientes de la infancia
y dándole a la vida la substancia
tal vez edificante
del campo del amor inexplorado.

Y supe bien surtir las madrugadas
del paso sentencioso de las horas
para luego pulir alma y auroras
en la luciente entraña
de las cumbres gentiles y sagradas.







Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 09-07-2014
Última modificación: 03-09-2016


regresar



Página vista 488871 veces.