portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Julio Serrano Castillejos


ver poemario de Julio Serrano Castillejos
ver cuentos y ensayos de Julio Serrano Castillejos

Silencio

Para escribirle al silencio
con los ojos bien cerrados
necesito oír mis cuitas
hincado o tal vez tendido,
las voces del abandono
y mis penas ya marchitas.

El silencio vive solo
con sus voces sin espigas,
es farol de las esquinas
y además muy apagado,
o una lejana mirada
de un herido desolado.

Escibirle hoy al silencio
es luchar en el hastío
con espinas, sin el trigo,
es la mano yerta y fría
es horizonte en la nada
y un desdén en la porfía.

Como los pinos del alba,
de los montes del destino...
una pasión sin mirada
de la novia del camino
como una cárcel sin rejas
de la condena incierta
o la montaña muy plana,
una guitarra callada.

Y siempre se escribe solo
con la tinta ensimismada,
es un ladrido en la puerta
o es un clamor con desdoro
una furtiva hondonada,
es una huella intranquila
y una pedrada en el alma.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 20-04-2014
Última modificación: 08-05-2019


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Silencio

Para escribirle al silencio
con los ojos bien cerrados
necesito oír mis cuitas
hincado o tal vez tendido,
las voces del abandono
y mis penas ya marchitas.

El silencio vive solo
con sus voces sin espigas,
es farol de las esquinas
y además muy apagado,
o una lejana mirada
de un herido desolado.

Escibirle hoy al silencio
es luchar en el hastío
con espinas, sin el trigo,
es la mano yerta y fría
es horizonte en la nada
y un desdén en la porfía.

Como los pinos del alba,
de los montes del destino...
una pasión sin mirada
de la novia del camino
como una cárcel sin rejas
de la condena incierta
o la montaña muy plana,
una guitarra callada.

Y siempre se escribe solo
con la tinta ensimismada,
es un ladrido en la puerta
o es un clamor con desdoro
una furtiva hondonada,
es una huella intranquila
y una pedrada en el alma.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 20-04-2014
Última modificación: 08-05-2019


regresar



Página vista 489177 veces.