portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

André Cruchaga


ver poemario de André Cruchaga

Este asombro de ser

“Y era un plañido solitario el soplo
que el polvo barre y la ceniza avienta”.
Antonio Machado: Cante hondo


Duelen las soledades juntas
Duele el cansancio
Duele el granito del insomnio
Duelen los días sin ánimo
Duele la emoción
Cuando cae en manos vencidas
Duele la huella fugitiva
Que nos refleja
Duele el tacto ahogado
Duelen las huidas
La sed que seca el flujo de la sangre
El aire que nos quiebra el olfato
La sal que gotea de las pupilas
El silencio que toca la mirada
Con los puños cerrados
Las consonantes mudas que ahogan
El crepúsculo
Las vocales medias que equilibran el alma
Los labios que cuelgan de los sueños
Cegándonos la vida

Duelen las hojas de las sienes
Sobre el hilo infinito del mar
Duele el tiempo que se rompe en los latidos
La luz que de pronto forma alas siniestras
El fuego que quema el alfabeto
Las pupilas sobre el agua
Sonora de los pezones
El reloj momentáneo de las rosas
Los sueños sin ojos
El aliento que repta como pústula

Duelen las palabras cuando no son mar
Duelen cuando son sombras y espadas
Duelen cuando lamen la respiración
De los girasoles
Duelen cuando la transparencia
Se inunda de hongos
Duelen cuando el aliento es mugido
Y la sangre aúlla en remolinos
Estridentes

Duelen las soledades que anulan
Todo lenguaje
Toda luz
Todo pensamiento
Duelen las soledades que derraman otras soledades
Duelen las soledades donde germina el vacío
Duele el hilo en el pecho
Y la ceniza en el alma
Duele la noche que nace sin cordón umbilical
Duele Skakespeare, Borges o Vallejo
Duelen las formas
Y el pájaro negro que nos consume cada día
La otra vida paralela
Que también nos da su arco iris.
Barataria, 28112003.


André Cruchaga

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 30-11-2003
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar



Página vista 169142 veces.