portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Carlos Cañas


ver poemario de Carlos Cañas
ver cuentos y ensayos de Carlos Cañas

Salve la Luz eterna

A la luz de la luna.
(Ave Lux Aeterna)

A la luz de la luna, un cuerpo esbozado,
Clama de amor, de luna, ¡suspira!
Juego de aguas límpidas, un cuello blanco
Una tersura de pétalo, un susurro de vida.

Una mujer, un delicado cisne blanco,
A la luz de la luna, se confunde con ella,
alumbrando viva como plateada estrella,
deslumbrando pupilas y aclarando el cielo.
A la luz de la luna las musas vierten besos,
Y alcanzables se nos hacen, pero escapan
esos besos al oído que huyen adentro
cuando adentro se nos escapan las palabras.

A la luz de la luna, las hojas son cristales;
las damas mariposas y los hombres inmortales,
los corazones diamantes y las espinas y rosales
Son coronas luminosas sin fierro y sin puñales.

A la luz de la luna, los gentiles corazones
de las damas cisnes y los caballeros nobles,
olvidan su nombre, al parecer eternamente,
en silencio y se aman simplemente,
Así simplemente…..Como lo azul del mar…

Aman, simplemente, porque se han vuelto a encontrar………



Carlos Cañas

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 16-06-2005
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Salve la Luz eterna

A la luz de la luna.
(Ave Lux Aeterna)

A la luz de la luna, un cuerpo esbozado,
Clama de amor, de luna, ¡suspira!
Juego de aguas límpidas, un cuello blanco
Una tersura de pétalo, un susurro de vida.

Una mujer, un delicado cisne blanco,
A la luz de la luna, se confunde con ella,
alumbrando viva como plateada estrella,
deslumbrando pupilas y aclarando el cielo.
A la luz de la luna las musas vierten besos,
Y alcanzables se nos hacen, pero escapan
esos besos al oído que huyen adentro
cuando adentro se nos escapan las palabras.

A la luz de la luna, las hojas son cristales;
las damas mariposas y los hombres inmortales,
los corazones diamantes y las espinas y rosales
Son coronas luminosas sin fierro y sin puñales.

A la luz de la luna, los gentiles corazones
de las damas cisnes y los caballeros nobles,
olvidan su nombre, al parecer eternamente,
en silencio y se aman simplemente,
Así simplemente…..Como lo azul del mar…

Aman, simplemente, porque se han vuelto a encontrar………



Carlos Cañas

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 16-06-2005
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 62030 veces.