portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Maria*


ver poemario de Maria*
ver cuentos y ensayos de Maria*

HIDALGO

Y el gran maestro sonó la campana,
llamando al pueblo oprimido por años
a levantarse en armas,
contra quien le hiciera tanto daño.

Tal parecía que de repente;
aquel tranquilo y hermoso pueblo
destellara entre sus penumbras,
la lucha callada que por un tiempo
nuestro México guardara con tanto celo.

Era casi la madrugada de aquel día
en el que la libertad elevo el vuelo,
tomándose como bandera un estandarte
de la imagen de una mujer llamada Maria.

No poseían armas con que luchar,
eran palos o herramientas de cultivar,
y aunque supieran su desventaja
fue más su coraje contra el rey,
que el temor a una mortaja.

Habían pasado 300 años de abuso
contra sus indios y esclavos,
mujeres maltratadas por los clavos,
y niños eternamente lastimados,
el vio todo eso,
por eso,
enjugo las lagrimas y con bondad y aprecio
los tomo junto a su pecho,
dandoles cariño, libertad y conocimientos,
ahora la historia lo reconoce como el gran maestro.

Hizo que levantara su pueblo,
sin miedo a quedarse en la cruzada,
nunca imagino 21 años de cruentas batallas,
y los que le siguieron,
murieron antes que la guerra acabara
sin la cruz de una tumba que los abrigara.

Caro fue el precio que pagaron con su gran osadía
quedando como héroes anónimos hoy en día,
bajo el mando del maestro,
las estrategias de ataque eran fuertes,
ganando acometidas con su enorme valentía,
mas sin embargo, su cabeza ... rodó en la celosía
pero su ideal de libertad perdurara eternamente.


16 de Septiembre de 1810: Independencia de México

¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!


Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 09-09-2007
Última modificación: 10-09-2007


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


HIDALGO

Y el gran maestro sonó la campana,
llamando al pueblo oprimido por años
a levantarse en armas,
contra quien le hiciera tanto daño.

Tal parecía que de repente;
aquel tranquilo y hermoso pueblo
destellara entre sus penumbras,
la lucha callada que por un tiempo
nuestro México guardara con tanto celo.

Era casi la madrugada de aquel día
en el que la libertad elevo el vuelo,
tomándose como bandera un estandarte
de la imagen de una mujer llamada Maria.

No poseían armas con que luchar,
eran palos o herramientas de cultivar,
y aunque supieran su desventaja
fue más su coraje contra el rey,
que el temor a una mortaja.

Habían pasado 300 años de abuso
contra sus indios y esclavos,
mujeres maltratadas por los clavos,
y niños eternamente lastimados,
el vio todo eso,
por eso,
enjugo las lagrimas y con bondad y aprecio
los tomo junto a su pecho,
dandoles cariño, libertad y conocimientos,
ahora la historia lo reconoce como el gran maestro.

Hizo que levantara su pueblo,
sin miedo a quedarse en la cruzada,
nunca imagino 21 años de cruentas batallas,
y los que le siguieron,
murieron antes que la guerra acabara
sin la cruz de una tumba que los abrigara.

Caro fue el precio que pagaron con su gran osadía
quedando como héroes anónimos hoy en día,
bajo el mando del maestro,
las estrategias de ataque eran fuertes,
ganando acometidas con su enorme valentía,
mas sin embargo, su cabeza ... rodó en la celosía
pero su ideal de libertad perdurara eternamente.


16 de Septiembre de 1810: Independencia de México

¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!


Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 09-09-2007
Última modificación: 10-09-2007


regresar



Página vista 160051 veces.