portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Maria*


ver poemario de Maria*
ver cuentos y ensayos de Maria*

AMOR DE MUJER

Amor de mujer
que las ansias calman,
cuando ellas a solas
se encuentran con sus almas;
una sonrisa y una mirada
se cruzan sin decir palabra,
es un acuerdo mutuo
sin que nadie sepa nada.

Hacen que van de compras
caminando para reservarla,
fingen que se hallan
y platican de su casa
pero en realidad
acuden a esa cita fantasma.

Ya nadie percibió sus miradas
se esconden para dar paso
al fuego que enciende
y la hoguera que no se apaga
su amor es veneno que llega
hasta dentro del alma
y dentro de sus pensamientos
al compás de la música bailan.

Sus pieles tiemblan
pero la boca no habla,
mientras sus finas manos
reconocen a la mujer amada;
convierten sus muslos
en palomas que vuelan altas,
sus pechos se transforman
en nidos de calandrias
y sus cabellos se trenzan
volviéndose una sola cortesana.

No es fácil esconder
lo que hoy siempre se calla,
fingiendo una amistad
que se vuelve nada,
al encontrarse los cuerpos
de esas dos damas.


DEDICADO A ELLAS, A LAS QUE ESCONDEN SU AMOR DE LAS MIRADAS



Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 24-03-2007
Última modificación: 24-03-2007


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


AMOR DE MUJER

Amor de mujer
que las ansias calman,
cuando ellas a solas
se encuentran con sus almas;
una sonrisa y una mirada
se cruzan sin decir palabra,
es un acuerdo mutuo
sin que nadie sepa nada.

Hacen que van de compras
caminando para reservarla,
fingen que se hallan
y platican de su casa
pero en realidad
acuden a esa cita fantasma.

Ya nadie percibió sus miradas
se esconden para dar paso
al fuego que enciende
y la hoguera que no se apaga
su amor es veneno que llega
hasta dentro del alma
y dentro de sus pensamientos
al compás de la música bailan.

Sus pieles tiemblan
pero la boca no habla,
mientras sus finas manos
reconocen a la mujer amada;
convierten sus muslos
en palomas que vuelan altas,
sus pechos se transforman
en nidos de calandrias
y sus cabellos se trenzan
volviéndose una sola cortesana.

No es fácil esconder
lo que hoy siempre se calla,
fingiendo una amistad
que se vuelve nada,
al encontrarse los cuerpos
de esas dos damas.


DEDICADO A ELLAS, A LAS QUE ESCONDEN SU AMOR DE LAS MIRADAS



Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 24-03-2007
Última modificación: 24-03-2007


regresar



Página vista 160054 veces.