portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Maria*


ver poemario de Maria*
ver cuentos y ensayos de Maria*

RECUERDOS DE ANTAÑO

Ese día me levante a las 9:30 a pesar de que el encuentro lo tenia a las 8 de la mañana, y aunque era tarde, me bañe con toda la calma, y antes de tomar camino me fui a la iglesia a orar unos minutos antes de mi cita.

Me postre ante el Señor y le pedí que me tomara de su mano para no sentir miedo, pues una noche antes me habían comunicado de mi operación. Recuerdo que cuando el medico examino las radiografías me dijo contento "mañana te espero a primera hora", en ese momento sentí mucho miedo pero la alegría supero mis temores y me hizo regresarle una tímida sonrisa. Era un dia como hoy, cuando ingrese al hospital por mi propio pie, mi madre me acompañaba llevando entre sus manos un rosario.

Yo me sentía muy tranquila, y espere pacientemente a que la señorita que estaba tras el mostrador me atendiera pues estaba en un conferencia telefónica. Cuando ella colgó el teléfono me pidió mis datos y me asigno cubículo para que me desvistiera.
Allí tome todo mi tiempo para quitarme todas mis pertenencias y me puse una bata que me dieron, pero la falta de experiencia me hizo que me la pusiera al revés así que la enfermera me ayudo a vestirme.

Una vez cambiada me pasaron a un habitación donde de nuevo me preguntaron mis datos además el tipo de sangre, si era alérgica a la penicilina y algunas otras cosas. El medico de guardia me pidió mi brazo para ver mis venas y canalizarme mientras la enfermera me hacia el aseo general.

Ya casi lista me pregunto "¿ que crees que es? ¿ niña o niño?" Yo le respondí con toda la seguridad que me daba la maternidad futura “es niña estoy segura”. Ella me vio a los ojos y me dijo que se llamaba Amanda.
Posteriormente me vi en el quirófano rodeada de muchas personas, entre los que pude reconocer a mi ginecólogo, el anestesista, el pediatra y Amanda la enfermera.

Recuerdo que me pusieron en posición fetal e inmediatamente sentí un pinchazo en el cóccix, una vez acomodada de nuevo me dijo mi ginecólogo: es hora de dormir mamita cuando despiertes ya tendrás a tu bebe entonces le dije con firmeza: no quiero dormirme, quiero estar despierta para cuando llegue mi niña.

Y con esa frase me quede en el pensamiento, oí que ponían música de Vicky Car, también oía como platicaban entre ellos y algunas veces se dirigían a mi para ver si estaba dormida pero no, yo no me dormí y espere pacientemente a que terminaran.

Ni una quejido, ni siquiera un "ay" de dolor, nada, solo recuerdo que sentí como cortaron mi piel, como me abrieron mi vientre y como sentí que me quitaban algo que tenia pegado a mi.

En ese momento me dijo alguien “ya nació y es niña”.... eran las 12:07 del dia 1 de diciembre de 1984.
¡Que hermosa sensación sentí! Realmente me resulta difícil describirla, es una alegría diferente a cuando estas con las amigas compartiendo, es una satisfacción que te invade hasta la ultima célula y que te viene desde muy dentro de tu alma.
Cuando el pediatra tomo a mi hija entre las sabanas le dije "quiero verla", el me la mostró, era blanca con pelo muy negro, estaba cubierta con esa tenue capa de grasa con que brotan los recién nacidos ¡Se veía tan hermosa!

A mi hija se la llevaron a atenderla mientras que a mi terminaban de cerrarme los tejidos pero a pesar de estar bajo el leve efecto de la anestesia, mi preocupación era grande pues no la escuchaba llorar "no llora Amanda ve que pasa por favor".

Amanda se dirigió a un rincón del quirófano mientras yo la seguía con la vista, no me importaba ese dolor que sentía, solo quería saber de mi hija.

Me parecieron siglos los segundos que pasaron cuando Amanda regreso me dijo al oído “no te preocupes, tu hija no llora porque esta dormida”; volteé a verla con mirada interrogante a lo que ella me respondió "tu hija esta dormidita porque tiene sueño”.

Hoy hace 22 años que pase por esa sala de operaciones para tener a mi hija, hoy es su cumpleaños y ahora que he escrito siento la misma alegría como cuando ella nació y la tuve por primera vez en mi brazos. Hoy hace 22 años que Dios me bendijo con ella. Ahora ella es madre y es dueña de otra bendicion de Dios.

Muchas felicidades Rosi, que el cielo te colme de dicha y felicidad por siempre

Tu mama que te ama


Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 01-12-2006
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


RECUERDOS DE ANTAÑO

Ese día me levante a las 9:30 a pesar de que el encuentro lo tenia a las 8 de la mañana, y aunque era tarde, me bañe con toda la calma, y antes de tomar camino me fui a la iglesia a orar unos minutos antes de mi cita.

Me postre ante el Señor y le pedí que me tomara de su mano para no sentir miedo, pues una noche antes me habían comunicado de mi operación. Recuerdo que cuando el medico examino las radiografías me dijo contento "mañana te espero a primera hora", en ese momento sentí mucho miedo pero la alegría supero mis temores y me hizo regresarle una tímida sonrisa. Era un dia como hoy, cuando ingrese al hospital por mi propio pie, mi madre me acompañaba llevando entre sus manos un rosario.

Yo me sentía muy tranquila, y espere pacientemente a que la señorita que estaba tras el mostrador me atendiera pues estaba en un conferencia telefónica. Cuando ella colgó el teléfono me pidió mis datos y me asigno cubículo para que me desvistiera.
Allí tome todo mi tiempo para quitarme todas mis pertenencias y me puse una bata que me dieron, pero la falta de experiencia me hizo que me la pusiera al revés así que la enfermera me ayudo a vestirme.

Una vez cambiada me pasaron a un habitación donde de nuevo me preguntaron mis datos además el tipo de sangre, si era alérgica a la penicilina y algunas otras cosas. El medico de guardia me pidió mi brazo para ver mis venas y canalizarme mientras la enfermera me hacia el aseo general.

Ya casi lista me pregunto "¿ que crees que es? ¿ niña o niño?" Yo le respondí con toda la seguridad que me daba la maternidad futura “es niña estoy segura”. Ella me vio a los ojos y me dijo que se llamaba Amanda.
Posteriormente me vi en el quirófano rodeada de muchas personas, entre los que pude reconocer a mi ginecólogo, el anestesista, el pediatra y Amanda la enfermera.

Recuerdo que me pusieron en posición fetal e inmediatamente sentí un pinchazo en el cóccix, una vez acomodada de nuevo me dijo mi ginecólogo: es hora de dormir mamita cuando despiertes ya tendrás a tu bebe entonces le dije con firmeza: no quiero dormirme, quiero estar despierta para cuando llegue mi niña.

Y con esa frase me quede en el pensamiento, oí que ponían música de Vicky Car, también oía como platicaban entre ellos y algunas veces se dirigían a mi para ver si estaba dormida pero no, yo no me dormí y espere pacientemente a que terminaran.

Ni una quejido, ni siquiera un "ay" de dolor, nada, solo recuerdo que sentí como cortaron mi piel, como me abrieron mi vientre y como sentí que me quitaban algo que tenia pegado a mi.

En ese momento me dijo alguien “ya nació y es niña”.... eran las 12:07 del dia 1 de diciembre de 1984.
¡Que hermosa sensación sentí! Realmente me resulta difícil describirla, es una alegría diferente a cuando estas con las amigas compartiendo, es una satisfacción que te invade hasta la ultima célula y que te viene desde muy dentro de tu alma.
Cuando el pediatra tomo a mi hija entre las sabanas le dije "quiero verla", el me la mostró, era blanca con pelo muy negro, estaba cubierta con esa tenue capa de grasa con que brotan los recién nacidos ¡Se veía tan hermosa!

A mi hija se la llevaron a atenderla mientras que a mi terminaban de cerrarme los tejidos pero a pesar de estar bajo el leve efecto de la anestesia, mi preocupación era grande pues no la escuchaba llorar "no llora Amanda ve que pasa por favor".

Amanda se dirigió a un rincón del quirófano mientras yo la seguía con la vista, no me importaba ese dolor que sentía, solo quería saber de mi hija.

Me parecieron siglos los segundos que pasaron cuando Amanda regreso me dijo al oído “no te preocupes, tu hija no llora porque esta dormida”; volteé a verla con mirada interrogante a lo que ella me respondió "tu hija esta dormidita porque tiene sueño”.

Hoy hace 22 años que pase por esa sala de operaciones para tener a mi hija, hoy es su cumpleaños y ahora que he escrito siento la misma alegría como cuando ella nació y la tuve por primera vez en mi brazos. Hoy hace 22 años que Dios me bendijo con ella. Ahora ella es madre y es dueña de otra bendicion de Dios.

Muchas felicidades Rosi, que el cielo te colme de dicha y felicidad por siempre

Tu mama que te ama


Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 01-12-2006
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 160056 veces.