portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Mercedes A. Alexandre


ver poemario de Mercedes A. Alexandre
ver cuentos y ensayos de Mercedes A. Alexandre

Revienta la Primavera en Sevilla

Bailan las hojas
al sonido de las ramas.
¡Todo el parque es una orquesta!
¡Todo el parque es una danza!
La arboleda, las palomas,
la plaza de la Maestranza,
la Catedral, la Giralda,
el Alcázar, sus murallas,
el barrio de Santa Cruz
con su Callejón del Agua,
la calle Betis, Triana.
¡Patios, balcones, ventanas!
poco a poco se emborrachan
de esa misteriosa danza.

Semillas de otros lugares,
pájaros de otras fronteras,
brisas que nunca vinieron,
se van acercando a mi tierra
porqué les avisó el viento
¡que en Sevilla es primavera!
Y ya se comienza a oler
A Semana Santa y Feria.

¡La tierra se abre, revienta!
y salen las raíces fuera,
que en los cuerpos se te enredan
y por las venas ya vuela
el orgullo, la riqueza,
el señorío, ¡la herencia!.

Túnicas de nazarenos,
blancas y almidonadas,
túnicas de terciopelo
con insignias bien bordadas
por manos de madres y novias,
que la van a acompañar
desde la salida a la entrada.

Capirotes de color de cal,
capirotes de color de pena,
de color de esperanza,
de color de cuaresma,
van repletas de fe
y rebosando promesas.

Una pará en el camino,
El tiempo de una saeta,
se escapa entre la gente
y todo el mundo lo respeta.

Se arrancan los clavos
que a Cristo dan muerte
y con ellos se hacen
los palcos, los pasos
y todas las cruces de
los penitentes.

¡Revienta la primavera!
¡Las Vírgenes!
se han puesto guapas
y salen a pasear
por los parques, por las calles,
por los puentes, por las plazas...
¡Toda Sevilla es un manto!.
Toda Sevilla es un cirio.
Toda Sevilla es un palio.
Toda Sevilla es delirio.
¡Toda Sevilla es un nardo!.

Las saetas no suben al cielo,
se han quedado por el camino,
enredadas en la arboleda,
en las rejas, en los varales,
en los cirios encendidos.
No quieren subir al cielo,
pues saben que está vacío.

¡El cielo está en nuestras calles!
¡Y en pasos se ha convertido!.
El cielo se ha vestido de gala
con mantillas, con alhajas,
con mantos de oro y de plata
y los pies llevan el rastreo
de benditos costaleros
que calzan mariposas blancas.
¡No hay ná más cerca del cielo!
que esas simples alpargatas.
_________

En el ambiente ya reina
una mezcla de perfumes,
de cirios con el incienso,
de manzanilla y albero.
Y el cielo se va pá el cielo
Y sólo queda en las calles
una alfombra hecha de cera.
¡y se enciende el alumbrao!
¡del Real de nuestra Feria!
________

Salen los corazones de las saetas
y con un pase valiente
piden el cambio de tercio
¡citando a la alegría de frente!
¡y llevándola hasta las casetas!

Sobre caballos hay destellos
de ojos de color de cielo,
de ojos de color de olivares
y otros negros de azabache
que destacan con el albero.

Todos los colores
hacen el paseíllo
en forma de farolillos,
de cintas y de volantes,
enaguas y mantoncillos
y de lunas hechas zarcillos
que dan reflejo al semblante.

Nombres de toreros tienen las calles
y los caballos lo saben
y forman la polvarea
rompiendo con sus patas el aire.
Hombría sobre el caballo,
a la grupa una mujer,
con hombros morenos
que se dejan ver
y un clavel casi caído
le va rozando la piel.

¡Hay alegría, gracia, cante!
¡Tronío, señorío, desplante!
¡Y seriedad en el hacer!
Coches enjaezaos,
Sonido de cascabeles,
botijos con agua fresca,
puestos vendiendo claveles.
No se bebe el vino
pá ahogá las penas,
¡se bebe!
porqué la garganta está seca
de estar todo el día cantando,
¡cantándole a la primavera!
¡y a la Feria de mi tierra!
__________
¡Que bonita es mi Sevilla!
¡Que bonita y que alegre!


Mercedes A. Alexandre

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 25-06-2003
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar



Página vista 134278 veces.