portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Daniel Adrián Madeiro


ver poemario de Daniel Adrián Madeiro
ver cuentos y ensayos de Daniel Adrián Madeiro

VEINTICUATRO HORAS

Pongamos por caso que es la hora cero,
la señal que marca que ya es otro día,
cuando una mujer en el hemisferio
austral o boreal, da a luz una vida.
Inflexibles siguen las dos manecillas
del reloj su viaje hasta la hora una,
y atrás se quedaron biberón, papilla,
y una cama adulta reemplaza a la cuna.
Ya sobre sus piernas se mueve ligero
e independiente el ser; parlotea
y hace preguntas, y elige su juego,
y en una hora más entrará en la escuela.
Seguirá el reloj su avance severo;
el ser sentirá que el tiempo lo asedia;
será adolescente: Intelecto y fuego;
dirán las saetillas que son cuatro y media.
Se vendrá de golpe, sin pedir permiso,
el deseo ardiente de amar otra piel;
lo envolverán una y otra vez hechizos
de amor y de angustia, de dulzura y hiel.
Bastan pocas horas para muchos años
a esta alegoría que pinta la vida;
minutos de triunfos y de desengaños;
segundos de gloria y de cobardía.
Pero no detiene el tictac su rueda,
y envejece al ser a cada momento;
ya con más de veinte se afana y no juega;
son más de las siete; queda menos tiempo.
Trabaja en aquello que le dio su sino,
puede que en su sueño o en lo que encontró;
que no todos logran andar el camino
propicio que guía a la consagración.
De un momento a otro, en pocos minutos,
estará casado, pleno de alegría;
correrá su tiempo y un ser diminuto
cerca de las nueve entrará en su vida.
Andará por treinta un ser más completo,
con trabajo, amor, hijos y esperanzas,
y, junto con esto, un presentimiento:
mucho hay por hacer y es la vida escasa.
El reloj sentencia que han dado las doce,
el ser ha vivido muchas cosas nuevas,
comprendió que sólo con amor hay goce
y que, con los hijos, la vida es más plena.
Enfrentará lleno de amor a los suyos
todo desafío que se le presente;
quizá halla advertido que cada segundo
que no se vivió se va para siempre.
Crecerán sus hijos y se casarán,
poblarán arrugas la otrora tez lisa;
el tiempo sin pausa firme avanzará
y un día sus ojos verán la sonrisa
de hijos de sus hijos, su carné de abuelo,
los nietos que obligan a tejer mantillas,
a patear balones, a andar de paseo,
en tanto que avanzan las dos manecillas.
Y serán las quince y las dieciséis,
y las diecisiete y una hora más tarde
ya el trabajo fuerte será algo de ayer,
la jubilación vendrá a visitarle.
Le quedarán pocas horas al reproche,
se hará una fiesta el día por vivir,
y cuando el reloj marque medianoche
todo habrá acabado, no habrá que decir.


Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-09-2005
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


VEINTICUATRO HORAS

Pongamos por caso que es la hora cero,
la señal que marca que ya es otro día,
cuando una mujer en el hemisferio
austral o boreal, da a luz una vida.
Inflexibles siguen las dos manecillas
del reloj su viaje hasta la hora una,
y atrás se quedaron biberón, papilla,
y una cama adulta reemplaza a la cuna.
Ya sobre sus piernas se mueve ligero
e independiente el ser; parlotea
y hace preguntas, y elige su juego,
y en una hora más entrará en la escuela.
Seguirá el reloj su avance severo;
el ser sentirá que el tiempo lo asedia;
será adolescente: Intelecto y fuego;
dirán las saetillas que son cuatro y media.
Se vendrá de golpe, sin pedir permiso,
el deseo ardiente de amar otra piel;
lo envolverán una y otra vez hechizos
de amor y de angustia, de dulzura y hiel.
Bastan pocas horas para muchos años
a esta alegoría que pinta la vida;
minutos de triunfos y de desengaños;
segundos de gloria y de cobardía.
Pero no detiene el tictac su rueda,
y envejece al ser a cada momento;
ya con más de veinte se afana y no juega;
son más de las siete; queda menos tiempo.
Trabaja en aquello que le dio su sino,
puede que en su sueño o en lo que encontró;
que no todos logran andar el camino
propicio que guía a la consagración.
De un momento a otro, en pocos minutos,
estará casado, pleno de alegría;
correrá su tiempo y un ser diminuto
cerca de las nueve entrará en su vida.
Andará por treinta un ser más completo,
con trabajo, amor, hijos y esperanzas,
y, junto con esto, un presentimiento:
mucho hay por hacer y es la vida escasa.
El reloj sentencia que han dado las doce,
el ser ha vivido muchas cosas nuevas,
comprendió que sólo con amor hay goce
y que, con los hijos, la vida es más plena.
Enfrentará lleno de amor a los suyos
todo desafío que se le presente;
quizá halla advertido que cada segundo
que no se vivió se va para siempre.
Crecerán sus hijos y se casarán,
poblarán arrugas la otrora tez lisa;
el tiempo sin pausa firme avanzará
y un día sus ojos verán la sonrisa
de hijos de sus hijos, su carné de abuelo,
los nietos que obligan a tejer mantillas,
a patear balones, a andar de paseo,
en tanto que avanzan las dos manecillas.
Y serán las quince y las dieciséis,
y las diecisiete y una hora más tarde
ya el trabajo fuerte será algo de ayer,
la jubilación vendrá a visitarle.
Le quedarán pocas horas al reproche,
se hará una fiesta el día por vivir,
y cuando el reloj marque medianoche
todo habrá acabado, no habrá que decir.


Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-09-2005
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 135602 veces.