portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Mashas


ver poemario de Mashas
ver cuentos y ensayos de Mashas

Mar.

Eres así impostergable, como cada segundo que exclama, como cada saeta en el viento que te zumba en tu oído y sientes en tus pestañas, eres así tan tú, como árbol que crece como quiere, como viento que no domina nadie, que da caricias con tu manera de moverte, eres así sin pretextos, eres como el camino que nunca acaba, como el mar que golpea la roca y al paso del tiempo la doblegas, eres así tan tuya, eras así tan mía, eres un palpo de risas, eres un sin fin de sonrisas, eres como galope de caballos, como el grito de la rama contra el viento, tan simple en un vaivén de carcajadas y así de tanto enumerarte, de evocarte y disgregarte en mi materia gris, recorres por mi espalda, te enciendes en la bruma y salpicas besos en mi mente, sabes a sal, como sabor a mar en el viento diciéndome ven en cada ola, en cada caída de sol en cada marasmo tranquilo, en cada aleteo de gaviota, en cada ruido de espuma y en el caminar de los cangrejos diminutos, me despierta el calor debo volver a casa. Mashas.


Mashas

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 15-10-2013
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Mar.

Eres así impostergable, como cada segundo que exclama, como cada saeta en el viento que te zumba en tu oído y sientes en tus pestañas, eres así tan tú, como árbol que crece como quiere, como viento que no domina nadie, que da caricias con tu manera de moverte, eres así sin pretextos, eres como el camino que nunca acaba, como el mar que golpea la roca y al paso del tiempo la doblegas, eres así tan tuya, eras así tan mía, eres un palpo de risas, eres un sin fin de sonrisas, eres como galope de caballos, como el grito de la rama contra el viento, tan simple en un vaivén de carcajadas y así de tanto enumerarte, de evocarte y disgregarte en mi materia gris, recorres por mi espalda, te enciendes en la bruma y salpicas besos en mi mente, sabes a sal, como sabor a mar en el viento diciéndome ven en cada ola, en cada caída de sol en cada marasmo tranquilo, en cada aleteo de gaviota, en cada ruido de espuma y en el caminar de los cangrejos diminutos, me despierta el calor debo volver a casa. Mashas.


Mashas

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 15-10-2013
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 163772 veces.