portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Julio Serrano Castillejos


ver poemario de Julio Serrano Castillejos
ver cuentos y ensayos de Julio Serrano Castillejos

Una anécdota en unas vacaciones tuxtlecas


Tendría yo unos 17 años de edad e invité a pasar unas vacaciones acá a Tuxtla Gutiérrez a un compañero de la Escuela Nacional Preparatoria de nombre Javier Zabaleta en el mes de diciembre de las famosas fiestas de los clubes sociales. Fuimos a un baile acompañados de varios familiares y entre ellos mi recordada tía Lolita Farrera Serrano, mi señor padre don Julio Serrano Castro, su hermano Emilio por ese entonces soltero y mi primo hermano el grandulón Mario Sastré Serrano, en la misma mesa estaban con el citado grupo mi prima hermana Julita Serrano y su novio el ingeniero Carlos De la Cerda Ortega y además el hermano de ella, Federico Emilio.

Estaba ya casi lleno el salón y platicábamos animadamente cuando de repente se hizo un silencio, pronunciado por la ausencia de música, pues los muchachos de la orquesta se había tomado un descanso. Y es que había entrado con su espléndida belleza la guapa Ada Celia Salazar acompañada de sus padres, con un vaporoso vestido blanco que parecía ser el de una reina y a sus 17 años era de una majestad digna de ser tomada en cuenta por el más exigente de los mortales y en el pequeño Tuxtla de aquellos días era proverbial su ya famosa belleza entre damas y varones.

Mi primo Mario, Carlos De la Cerda, mi tío Emilio y mi padre lanzaron un reto dirigido a los tres jóvenes estudiantes: Federico Emilio, mi invitado Javier y quien esto escribe, con posterioridad a un ligero cuchicheo, tomando para ello la palabra mi progenitor quien dijo:


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 12-11-2017
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Una anécdota en unas vacaciones tuxtlecas


Tendría yo unos 17 años de edad e invité a pasar unas vacaciones acá a Tuxtla Gutiérrez a un compañero de la Escuela Nacional Preparatoria de nombre Javier Zabaleta en el mes de diciembre de las famosas fiestas de los clubes sociales. Fuimos a un baile acompañados de varios familiares y entre ellos mi recordada tía Lolita Farrera Serrano, mi señor padre don Julio Serrano Castro, su hermano Emilio por ese entonces soltero y mi primo hermano el grandulón Mario Sastré Serrano, en la misma mesa estaban con el citado grupo mi prima hermana Julita Serrano y su novio el ingeniero Carlos De la Cerda Ortega y además el hermano de ella, Federico Emilio.

Estaba ya casi lleno el salón y platicábamos animadamente cuando de repente se hizo un silencio, pronunciado por la ausencia de música, pues los muchachos de la orquesta se había tomado un descanso. Y es que había entrado con su espléndida belleza la guapa Ada Celia Salazar acompañada de sus padres, con un vaporoso vestido blanco que parecía ser el de una reina y a sus 17 años era de una majestad digna de ser tomada en cuenta por el más exigente de los mortales y en el pequeño Tuxtla de aquellos días era proverbial su ya famosa belleza entre damas y varones.

Mi primo Mario, Carlos De la Cerda, mi tío Emilio y mi padre lanzaron un reto dirigido a los tres jóvenes estudiantes: Federico Emilio, mi invitado Javier y quien esto escribe, con posterioridad a un ligero cuchicheo, tomando para ello la palabra mi progenitor quien dijo:


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 12-11-2017
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 479621 veces.