portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Carlos Cañas


ver poemario de Carlos Cañas
ver cuentos y ensayos de Carlos Cañas

Yacunjulí el Mago



Si nos unimos todos, no nos uniremos más, pero romperemos el velo de la juguetona y creativa ilusión.

Así decía el mago Yancunjulí a sus discípulos que se sentaban a la orilla del río Nasacut cerca de la cordillera de Ot.

Estaban dispuestos en una circunferencia él y los demás, pero todos aprendían y tenían derecho al sagrado verbo.

Yo los he reunido, -decía el mago de ropas blancas- para que estemos juntos, aquí cerca del cosmos uno y a la orilla del río Nasacut y bajo nuestros montes de Ot.

Reflejen su rostro en las limpias aguas cristalinas, ahí donde todo puede ser reflejado. A donde se refleja el centro mismo de la creación.

Al chasquear de los dedos, todos se reflejaron para ver y no pudieron ver ni una pizca de su humana figura. Todos ardían de ilusión y no encontraron ningún etéreo reflejo. Entonces el mago hizo que se despojaran todos de su sombra y solo así pudieron verse reflejados en la vertiente numinosa del tiempo pasajero e irreverente.

Si somos uno, somos todos uno; si yo te veo, me veo a mi mismo reflejado en el espejo del destino y en la pluma de la justicia. -Repitió suavemente.


Si Yo, tú, y él somos los mismos, entonces nosotros somos todos los mismos.

Yo soy Yo y él y nosotros, por eso todos somos todos y todos somos uno.

Y con una lágrima de dicha el gran Yacunjulí desapareció bajo la sombra del fértil vientre del universo.




Carlos Cañas

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 24-03-2004
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Yacunjulí el Mago



Si nos unimos todos, no nos uniremos más, pero romperemos el velo de la juguetona y creativa ilusión.

Así decía el mago Yancunjulí a sus discípulos que se sentaban a la orilla del río Nasacut cerca de la cordillera de Ot.

Estaban dispuestos en una circunferencia él y los demás, pero todos aprendían y tenían derecho al sagrado verbo.

Yo los he reunido, -decía el mago de ropas blancas- para que estemos juntos, aquí cerca del cosmos uno y a la orilla del río Nasacut y bajo nuestros montes de Ot.

Reflejen su rostro en las limpias aguas cristalinas, ahí donde todo puede ser reflejado. A donde se refleja el centro mismo de la creación.

Al chasquear de los dedos, todos se reflejaron para ver y no pudieron ver ni una pizca de su humana figura. Todos ardían de ilusión y no encontraron ningún etéreo reflejo. Entonces el mago hizo que se despojaran todos de su sombra y solo así pudieron verse reflejados en la vertiente numinosa del tiempo pasajero e irreverente.

Si somos uno, somos todos uno; si yo te veo, me veo a mi mismo reflejado en el espejo del destino y en la pluma de la justicia. -Repitió suavemente.


Si Yo, tú, y él somos los mismos, entonces nosotros somos todos los mismos.

Yo soy Yo y él y nosotros, por eso todos somos todos y todos somos uno.

Y con una lágrima de dicha el gran Yacunjulí desapareció bajo la sombra del fértil vientre del universo.




Carlos Cañas

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 24-03-2004
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 61910 veces.