portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Daniel Adrián Madeiro


ver poemario de Daniel Adrián Madeiro
ver cuentos y ensayos de Daniel Adrián Madeiro

UN HECHO A CONSIDERAR: LA GUERRA

Hoy, hace veinte minutos, cayeron muertos en combate los cuatro últimos soldados de uno de los tantos batallones presentes en esta guerra.
Son los últimos cuatro; se ordenó un repliegue.
El enemigo también detuvo su avance por el alto número de bajas que tiene.
No se volverá a combatir. No se disparará una sola bala más.
Dentro de una hora saldrá un grupo de soldados enemigos, sin armas y con bandera blanca, informando su rendición.
Mañana los generales a cargo firmarán la paz.
En un par de días más recorreremos todo el lugar y se recogerán los cadáveres dispersos para darle sepultura apropiada, bajo un campo bordeado de pinos.
También levantaremos un enorme monumento con sus nombres.
Las autoridades mantendrán reuniones con gente de negocios para planificar la distribución de las tierras conquistadas, conforme los convenios que firmaron con antelación.
Dentro de algunos meses, cuando todo esté repartido y ordenado, se permitirá la visita de los familiares y amistades de los caídos.
Vendrán: padres, esposas, hijos, hermanos, amigos...
Será incontenible el dolor por los muertos de la guerra.
Los jóvenes inmolados no podrán llorar; no besarán más.
La historia los hará mártires.
Muy pocos sabrán que se ofrendó sus almas a favor de gente de negocios.


Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 19-03-2003
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


UN HECHO A CONSIDERAR: LA GUERRA

Hoy, hace veinte minutos, cayeron muertos en combate los cuatro últimos soldados de uno de los tantos batallones presentes en esta guerra.
Son los últimos cuatro; se ordenó un repliegue.
El enemigo también detuvo su avance por el alto número de bajas que tiene.
No se volverá a combatir. No se disparará una sola bala más.
Dentro de una hora saldrá un grupo de soldados enemigos, sin armas y con bandera blanca, informando su rendición.
Mañana los generales a cargo firmarán la paz.
En un par de días más recorreremos todo el lugar y se recogerán los cadáveres dispersos para darle sepultura apropiada, bajo un campo bordeado de pinos.
También levantaremos un enorme monumento con sus nombres.
Las autoridades mantendrán reuniones con gente de negocios para planificar la distribución de las tierras conquistadas, conforme los convenios que firmaron con antelación.
Dentro de algunos meses, cuando todo esté repartido y ordenado, se permitirá la visita de los familiares y amistades de los caídos.
Vendrán: padres, esposas, hijos, hermanos, amigos...
Será incontenible el dolor por los muertos de la guerra.
Los jóvenes inmolados no podrán llorar; no besarán más.
La historia los hará mártires.
Muy pocos sabrán que se ofrendó sus almas a favor de gente de negocios.


Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 19-03-2003
Última modificación: 00-00-0000


regresar



Página vista 137561 veces.