portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

mabel


ver poemario de mabel
ver cuentos y ensayos de mabel

El alcance del perdón

Una de las principales causas que aquejan nuestra salud, física, mental y emocional, es la ausencia del perdón. La resistencia a perdonar, nos sume en personas amargadas y prepotentes.

Nadie es tan perfecto como para no comprender y perdonar, al que en un momento de su vida nos causó una ofensa, maltrato, o simplemente indiferencia

Parece algo pueril: la indiferencia, es un maltrato psicólogico. A veces mayor que el trato violento fisícamente.

Este último con más, o menos tiempo llega a olvidarse. Mientras, que las "torturas" psicólogicas marcan una huella indeleble en nuestras mentes.

Una de las formas de comprender, asumir y perdonar, es razonar que le impulsó a aquella persona, en un momento determinado a actuar como lo hizo.
Pongámonos en el lugar de ellos.

Tal vez, actuó motivado por la envidia; los celos, el rencor, o por un malsano sentimiento de inferioridad.

¡Qué hubieramos hecho nosotros en la misma situación, y condiciones?. Probablemente, lo mismo.
Es un gran error, creernos superiores, o incorruptos.

Todos en algun momento procedemos de forma equivocada. No por ello debemos someternos a juicio, ni criticas.

Como humanos, somos vulnerables. Por consiguiente, el error, es algo innato en nustra especie.
No olvidemos, que la polaridad innerente a nosotros, es la "causante" de nuestro comportamiento y decisiones.

Por consiguiente, seamos comprensivos y tolerantes con las ofensas recibidas. Ya, que también nosotros las hemos causado alguna vez.

Cuando se es consciente de esta circunstancia, resulta más fácil ejercer el perdón.

Al liberarnos de la losa que significa el peso del rencor y la intolerancia, sentimos aligerar nuestro corazón. De esta forma, el resentimiento se torna en comprensión, la comprensión en aceptación, y la aceptación en amor.

Entonces asumimos lo equivocado de nuestra posición anterior.
Nos damos cuenta, que el perdón, es una terapia buenisima para lograr la paz interior. Por lo que perdonando, no solamente se siente bien el perdonado, sino, y ante todo, el que perdona.


mabel

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 11-06-2003
Última modificación: 00-00-0000


regresar




libro de visitas

ver firmar



Página vista 332093 veces.