portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Dharma


ver poemario de Dharma
ver cuentos y ensayos de Dharma

Por un amigo perdido.

Ha habido ocasiones en que verdaderamente he necesitado a un amigo, momentos en que desearía no haber perdido a algunas personas que lo fueron hace poco o mucho. Tal vez parezca una tontería lo que he de decir en esto que escribo pero es cierto, quisiera muchas veces tener a alguien con quien conversar o desahogar las penas que me afligen en este instante, o quizá que me regañen por alguna tontería que esté cometiendo.

Hace tiempo tuve la amistad de alguien pero por niñerías que suelo hacer por infantilismo mío o por mi manera de ser, aún no se por que, ya no esta a mi lado. Todo esto no es sino algo que nunca he dicho y es que desearía que algunos dejen el orgullo a un lado y puedan ayudarme en momentos que verdaderamente necesito de alguien que me escuche. En este instante puede ser que necesite el hombro de alguien en quien llorar por lo que ocurre con alguien que nuevamente me ha hecho ver la vida de otro modo, o bien las penas familiares que tengo.

No se si sea buena idea a veces pedir que se me otorgue una oportunidad para que aquellos seres perdidos por mis actos puedan escucharme, o bien, que vean que desde su partida han ocurrido varias cosas que no he logrado comprender y que su ayuda es lo que mas necesito en estos instantes. Se que es malo a veces soñar con cosas que uno no puede alcanzar, tal es pedirle un deseo a una estrella, o hablar con la luna para desahogarnos, pero todo esto es algo que he hecho a falta de alguien que me escuche.

Comprendo entonces que mi soledad es a veces porque alejo a las personas que más estimo por mis actos y mis palabras, por ser la misma persona que tanto odiaban que fuera. Lamentablemente sigo siendo eso que tanto odiaban o que tanto criticaban, pero nunca me dijeron como cambiarlo, esperaban que supiera correr antes de aprender a caminar, nunca me dieron una solución a todo eso.

Es por esto mismo que muchas veces desearía tener a un amigo que me escuche y me comprenda, que no tenga prejuicio alguno sobre mi, y sobre todo, que me acepte tal y como soy, con virtudes y defectos, y que sepa perdonar mis errores. Pero antes que nada, es necesario que pida que mis palabras sean leídas por aquellos a quienes estimo y he estimado en mi vida, tanto en mi presente como en mi pasado, que sean comprendidas de manera tal en que dejen de ser necesarias las palabras para ser escuchada, que mis lagrimas digan todo aquello que mi voz se niega a decir. Mas nunca podré aceptar que anhelo el abrazo que sentí de ellos cuando mis penas eran similares, que extraño ese abrazo que hace unos días me diste cuando dije que lamentaba haber llegado a dejar de ser la misma que era cuando te conocí, que deje a un lado la maldad que corría por mis venas para volver a tener esa bondad que algunos admiraban en mí.

Es necesario decirte a veces que te extraño tanto como a esos amigos perdidos, que eres tan importante en mi vida como ellos lo fueron, que soy incapaz de odiarlos y de odiarte por todo lo que han hecho y que me ha dolido, que perdono todo el daño que me han causado. Es necesario también pedirte que comprendas que me duele todo lo que esta sucediendo, que ha ocurrido algo que no comprendo y que me ha llenado de una tristeza tal que es insoportable de llevar.

Al leer nuevamente estas líneas me doy cuenta de la soledad en que me encuentro desde sus partidas, desde la última vez que nos vimos, que anhelo tanto escucharte como escucharlos a todos y cada uno de ellos, que extraño a los que son y han sido mis verdaderos amigos y que a algunos al parecer no supe apreciarlos como ellos deseaban serlo.


Dharma

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 04-12-2002
Última modificación: 06-12-2002


regresar




libro de visitas

ver firmar






Copyright © 2001-2003 Comunidad Poética Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Poetic Community Inc. Worldwide Copyrights.


Por un amigo perdido.

Ha habido ocasiones en que verdaderamente he necesitado a un amigo, momentos en que desearía no haber perdido a algunas personas que lo fueron hace poco o mucho. Tal vez parezca una tontería lo que he de decir en esto que escribo pero es cierto, quisiera muchas veces tener a alguien con quien conversar o desahogar las penas que me afligen en este instante, o quizá que me regañen por alguna tontería que esté cometiendo.

Hace tiempo tuve la amistad de alguien pero por niñerías que suelo hacer por infantilismo mío o por mi manera de ser, aún no se por que, ya no esta a mi lado. Todo esto no es sino algo que nunca he dicho y es que desearía que algunos dejen el orgullo a un lado y puedan ayudarme en momentos que verdaderamente necesito de alguien que me escuche. En este instante puede ser que necesite el hombro de alguien en quien llorar por lo que ocurre con alguien que nuevamente me ha hecho ver la vida de otro modo, o bien las penas familiares que tengo.

No se si sea buena idea a veces pedir que se me otorgue una oportunidad para que aquellos seres perdidos por mis actos puedan escucharme, o bien, que vean que desde su partida han ocurrido varias cosas que no he logrado comprender y que su ayuda es lo que mas necesito en estos instantes. Se que es malo a veces soñar con cosas que uno no puede alcanzar, tal es pedirle un deseo a una estrella, o hablar con la luna para desahogarnos, pero todo esto es algo que he hecho a falta de alguien que me escuche.

Comprendo entonces que mi soledad es a veces porque alejo a las personas que más estimo por mis actos y mis palabras, por ser la misma persona que tanto odiaban que fuera. Lamentablemente sigo siendo eso que tanto odiaban o que tanto criticaban, pero nunca me dijeron como cambiarlo, esperaban que supiera correr antes de aprender a caminar, nunca me dieron una solución a todo eso.

Es por esto mismo que muchas veces desearía tener a un amigo que me escuche y me comprenda, que no tenga prejuicio alguno sobre mi, y sobre todo, que me acepte tal y como soy, con virtudes y defectos, y que sepa perdonar mis errores. Pero antes que nada, es necesario que pida que mis palabras sean leídas por aquellos a quienes estimo y he estimado en mi vida, tanto en mi presente como en mi pasado, que sean comprendidas de manera tal en que dejen de ser necesarias las palabras para ser escuchada, que mis lagrimas digan todo aquello que mi voz se niega a decir. Mas nunca podré aceptar que anhelo el abrazo que sentí de ellos cuando mis penas eran similares, que extraño ese abrazo que hace unos días me diste cuando dije que lamentaba haber llegado a dejar de ser la misma que era cuando te conocí, que deje a un lado la maldad que corría por mis venas para volver a tener esa bondad que algunos admiraban en mí.

Es necesario decirte a veces que te extraño tanto como a esos amigos perdidos, que eres tan importante en mi vida como ellos lo fueron, que soy incapaz de odiarlos y de odiarte por todo lo que han hecho y que me ha dolido, que perdono todo el daño que me han causado. Es necesario también pedirte que comprendas que me duele todo lo que esta sucediendo, que ha ocurrido algo que no comprendo y que me ha llenado de una tristeza tal que es insoportable de llevar.

Al leer nuevamente estas líneas me doy cuenta de la soledad en que me encuentro desde sus partidas, desde la última vez que nos vimos, que anhelo tanto escucharte como escucharlos a todos y cada uno de ellos, que extraño a los que son y han sido mis verdaderos amigos y que a algunos al parecer no supe apreciarlos como ellos deseaban serlo.


Dharma

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 04-12-2002
Última modificación: 06-12-2002


regresar



Página vista 25026 veces.